El dance de Huesca



 

El 10
de agosto, festividad de San Lorenzo, es un día solemne para los
oscenses, que celebran sus fiestas patronales.


En la mañana del dia 10 la multitud se
reúne, muy temprano, en la Plaza de San Lorenzo; vestidos de blanco
y verde, nadie se olvida de llevar su ramito de albahaca. Allí
los Danzantes ejecutan sus danzas de espadas, palos y cintas. A continuación,
la procesión acompaña la imagen del Santo mientras los danzantes
interpretan la famosa danza de las espadas y la concurrencia lanza vivas
a San Lorenzo. Finalizada la procesión y después del vermut,
todo el mundo celebra una copiosa comida en la que no faltan el pollo
a la chilindrón y el melocotón con vino. Rápido,
que empiezan los toros. Estalla la fiesta.


A San Lorenzo se le supone nacido en Huesca, aunque
otras fuentes sitúan su lugar de nacimiento en Tarragona, Córdoba,
Valencia o incluso en Roma. Fue diácono, encargado de la custodia
de los bienes de la iglesia; pero él los distribuyó entre
los pobres, huérfanos, viudas e indigentes, razón por la
que fue martirizado, bajo el sufrimiento de los azotes y el plomo fundido,
para finalmente ser asado vivo en una parrilla.


El dance de Huesca parece haber existido ya en
el siglo XVI, aunque las primeras referencias escritas que se han encontrado
son de bien entrado el siglo XVIII. Inicialmente acompañado, quizá,
con un salterio, o chicotén, instrumento utilizado en la música
medieval.


En el siglo XIX se sabe que era acompañado
por la gaita, aunque a mediados del siglo se sustituyó ésta
por el conjunto de músicos de la Catedral, con el fin de darle
más solemnidad a la ceremonia. A raíz de esta costumbre,
Valentín Gardeta, músico oscense nacido en 1835, escribió
la mayor parte de las melodías que se bailan actualmente. Posiblemente
sea ésta la razón por la que el dance de Huesca no se ha
llegado a perder nunca, sino que por el contrario su popularidad ha ido
en aumento gradual.


Valentín Gardeta fue un joven maestro,
que a sus 19 años ocupaba la plaza de profesor de música
del Colegio Imperial de Santiago, en Huesca. Por encargo de la ciudad,
el Ayuntamiento o los propios danzantes, Gardeta adaptó las antiguas
melodías del dance para los instrumentos de la banda: Las espadas,
Los palos
y la Danza nueva de los palos, consiguiendo los
majestusos arreglos que hoy hacen vibrar a oscenses y foranos cada 10
de agosto.


La cuarta de las melodías que conocemos
hoy, el Vals de las Cintas, es obra de otro compositor oscense,
Emilio Gutiérrez Féliz, músico mayor del ejército
y galardonado con varios premios de composición, ligado a la banda
de música de Campo de Criptana, en Ciudad Real, a la que legó
su archivo de partituras, que precisamente ahora se está catalogando.


Por último, El Degollau es una
composición del año 1955, obra del maestro Francisco Román
Aguilar, músico militar que estuvo destinado en Huesca en aquella
fecha. El Degollau era una de las antiguas piezas que componían
el dance; solía interpretarse al son de la melodía de las
espadas, pero con el paso del tiempo y a causa de de la dificultad de
ejecutar la danza a ese ritmo, se había ido sustituyendo la melodía
original por un pasodoble. Francisco Román, quien tras su llegada
a la ciudad trabó amistad con los danzantes, recibió el
encargo del mayoral de componer una melodía adecuada y que no desentonara
en solemnidad con el resto. Así surgió la que él
llama Recuerdo de Huesca y que en el dance se interpreta con
la denominación de El Degollau.
















 

Las Espadas

Huesca
Orquestación realizada por Valentín
Gardeta Frago
, compositor oscense.
Orquestación: V. Gardeta. Transcripción
MIDI: A. Turón.


 

Los Palos

Huesca
Orquestación realizada por Valentín
Gardeta Frago
, compositor oscense.
Orquestación: V. Gardeta. Transcripción
MIDI: A. Turón.


 

Danza
Nueva de los Palos


Huesca
Orquestación realizada por
Valentín
Gardeta Frago
, compositor oscense.
Orquestación: V.
Gardeta. Transcripción MIDI: A. Turón.


 

Danza de las Cintas

Huesca
Composición del músico oscense Emilio
Gutiérrez Féliz
.
Autor: E. Gutiérrez. Transcripción MIDI:
A. Turón.



  Catedral
de Huesca
(Foto: A. Turón)
 
Información
sobre el dance y transcripción musical de las partituras en el
libro:
El Dance laurentino
Bizén d’o Rio Martinez
Instituto de Estudios Altoaragoneses. Huesca, 1985.